¿Qué es el hedonismo?

El hedonismo puede definirse como una visión, fe o filosofía de vida que arraiga de la época griega antigua, la cual enfoca la esencia de la vida mortal en la búsqueda y gozo de los placeres terrenales. Para los hedonistas el sentido de la vida, la génesis del hombre, debe centrarse en no reprimir las pulsiones del placer y satisfacerlos sin importar los demás, las consecuencias o el coste que puedan acarrear, siempre bajo una connotación bastante egoísta.

El hedonismo no es más que la búsqueda y consecución de los placeres de la vida, sin más preocupación ni consciencia de las consecuencias de la obtención de estos placeres.

Para los hedonistas su principio es simple de resumir: “primero mis dientes, luego mis parientes”, haciendo una clara alegoría a las prioridades del sujeto, siendo él primero y luego los suyos (siempre tras su propio disfrute). A pesar de centrar la visión del hedonismo en los placeres, deben entenderse más allá de los placeres sexuales o carnales, pues para esta corriente filosófica, los placeres eran todo lo que pudiera aportar placer al hombre, bien corporal, mental o espiritual.

Dentro del propio hedonismo se pueden encontrar dos corrientes o escuelas: la cirenaica y los epicúreos, descendientes, éstos últimos, del considerado padre del hedonismo, Epicuro de Samos (341-270 aC.).

La escuela cirenaica sería la más radical, irracional y egoísta, la cual sólo priorizaba la satisfacción inmediata de los placeres, sin importar de qué tipo fueran o a quién pudiera perjudicar su satisfacción.

Los epicúreos serían los hedonistas más enfocados a la racionalidad y a la sensatez entorno a la satisfacción de los placeres, aunque también se centraban en la búsqueda de su consecución. Cabe indicar que esta escuela profundizó más en la esencia del placer, en catalogarlos y jerarquizarlos, así como impartir enseñanzas y marcar manuales o guías de conducta entorno a los seguidores de esta filosofía.

Así, Epicuro de Samos dictaminó cómo actuar, qué placeres priorizar y las mejores maneras de satisfacerlos, siempre evitando (en la medida de lo posible) un perjuicio excesivo a los demás. Interesantes las pautas de conducta de los epicúreos, como la de no buscar satisfacer placeres innecesarios perjudicando a otras personas, pues provocarían problemas futuros que superaría la satisfacción del placer. O la connotación de satisfacer placeres irracionales o innecesarios, los cuales debían siempre dejarse de lado, pues su satisfacción era efímera.




Comenta (puedes rellenar únicamente el cuadro de comentarios y publicar)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: